PAC-MAN

PAC-MAN

Al igual que ocurre con otros juegos míticos, como Tetris, cuesta encontrar a una sola persona, al menos en el mundo occidental, que no haya jugado alguna vez a Pacman. Este divertido arcade fue creado hace más de tres décadas por Toru Iwataru para la empresa Namco, y ya desde su lanzamiento se convirtió en un auténtico fenómeno social. En recreativas, todo tipo de consolas, ordenadores y ahora también dispositivos móviles, millones de personas en todo el mundo siguen disfrutando de este laberíntico entretenimiento, sin duda alguna uno de los videojuegos clásicos más populares e influyentes de la historia.

PAC-MAN

A FAVOR

  • Sencillez y jugabilidad
  • Intensa emoción
  • Fácil de encontrar para cualquier plataforma

EN CONTRA

  • Puede volverse algo repetitivo

El gato y el ratón en el laberinto

No es complicado entender el funcionamiento de Pacman, y su sencilla jugabilidad es posiblemente la clave de su éxito. Controlamos al personaje principal, también conocido como Comecocos (al menos en España), una bolita que va comiendo los puntos desperdigados por un laberíntico nivel, con el objetivo de comerlos todos. No será sencillo, desde luego, puesto que seremos perseguidos por varios fantasmas que, en caso de cogernos, acabarán con una de nuestras vidas. Solo que al comer uno de los puntos grandes, ubicados normalmente en las esquinas, los papeles cambian y ahora seremos nosotros los que podamos “liquidar” a esos fantasmas, en una inversión del juego del gato y el ratón.

Un juego imbatible generación tras generación

En todo este tiempo, Pacman se ha ganado el aprecio de todas las generaciones de jugones. Su simpleza ha sido la artífice de que buena parte de la comunidad empiece a jugar gracias a este divertido arcade, teniéndole un cariño muy especial. Lo cierto es que, si bien al principio el juego es sencillo, se va complicando conforma aumentamos de nivel, llegando a ser un verdadero reto el terminarlo, algo que no está al alcance de cualquiera. A pesar de que no cuenta con gráficos 3D espectaculares y tampoco con mucha acción, la emoción de la propia jugabilidad hace de Pacman un juego que todavía sigue siendo el favorito de muchos.

Adaptándose a las nuevas tecnologías

Pacman siempre se ha ido adaptando según cambiaban los tiempos, a todo tipo de consolas y demás plataformas que iban apareciendo. Ahora también en dispositivos móviles encontramos versiones del juego, tanto oficiales como clones, que siguen haciendo las delicias de los jugadores de todas las edades. Solo necesitamos un pad de dirección para jugar a Pacman, por lo que es uno de los juegos que mejor se puede adaptar a la fórmula de las pantallas táctiles en tablets y dispositivos móviles.

Tan simple… que puede ser repetitivo

No nos engañemos, Pacman  no está hecho como uno de esos juegos en los que debemos pasar horas y horas para avanzar por diferentes niveles, aprendiendo habilidades… Es un simple entretenimiento para pasar el rato, muy divertido, eso sí, pero que de tan simple se vuelve repetitivo al poco tiempo. Hay que estar hecho de otra pasta para superar los niveles más complicados, porque se necesita mucha concentración y habilidad.



¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (33 votos, promedio: 4,39 de 5)